Palma/Eivissa, 29 de marzo de 2019.- La demarcación en Balears y Pitiüses del Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, se ha adherido esta tarde a la Declaración de Davos (Descargable en el enlace anterior) con el fin de apoyar políticas públicas que sitúen la calidad y la defensa del espacio construido en el epicentro de las transformaciones urbanas actuales. La primera adhesión ha tenido lugar en la sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Illes Balears en Eivissa, que organizaba el acto, donde en nombre de la Demarcación del CICCP ha acudido la vocal delegada en Pitiüses, Sara Lobato, que aparece en el centro de la imagen junto a la Decana del COAIB, Marta Vall-Llosera, quien invitó al CICCP a la suma de este esfuerzo transversal para lograr los objetivo de la Declaración. De esta manera, los ICCP Balears se suman a la treintena de países y a los más de cuarenta organismos e instituciones nacionales e internacionales que consideran “urgente desarrollar nuevos enfoques para proteger y promover los valores culturales del entorno construido en Europa”. También se han adherido el Govern y el Consell d’Eivissa, representado por su presidente, Vicente Torres, y la consellera de Cultura Participación Ciudadana y Deportes, Fanny Tur.

La Declaración de Davos es un proyecto decisivo para la defensa del patrimonio cultural y para potenciar el lazo entre las personas, creando “sociedades más cohesionadas”. Frente a los cambios socioeconómicos derivados de la Gran Recesión, la cuarta revolución industrial, la urbanización acelerada, las regiones periféricas en declive, las migraciones y cambios sociales, la creciente desigualdad, y la amenaza creciente que supone el calentamiento global, la Declaración aboga por una cultura del habitar (baukultur, en alemán) que, de forma urgente, anteponga “un diseño consciente y deliberado para cada actividad de construcción y paisajismo, priorizando los valores culturales por encima de los beneficios económicos a corto plazo”.

Según ha informado el Colegio Oficial de Arquitectos de Baleares a Europa Press y publicado La Vanguardia, en este acto, han participado también los colegios oficiales de Ingenieros Industriales; y de Aparejadores y Técnicos de Eivissa.

 

Baukultur

Pieza central de la Declaración de Davos, la cultura del habitar o baukultur comprende todas las actividades humanas que modifican el entorno construido: desde los edificios existentes, incluidos los monumentos y otros elementos del patrimonio cultural, así como el diseño y la construcción de edificios modernos, infraestructuras, espacios públicos y paisajes.

El punto de partida de la Declaración de Davos fue la Conferencia de ministros de Cultura celebrada en esta ciudad suiza del 20 al 22 de enero de 2018, en vísperas de la reunión anual del Foro Económico Mundial. Está suscrita por la Comisión Europea, el Consejo de Europa, la mayoría de los Gobiernos de la Unión Europea y otras entidades no gubernamentales del ámbito de la cultura, la arquitectura y el patrimonio, como son UNESCO, Europa Nostra, el Centro Internacional de Estudios para la Conservación y la Restauración de los Bienes Culturales (ICCROM) y el Consejo de Arquitectos de Europa (CAE).

  • La Declaración de Davos: por la calidad del entorno construido. Entidades del ámbito de la cultura, la arquitectura y el patrimonio se dan cita en Madrid para mostrar su apoyo y adhesión a la declaración.
    • La Declaración de Davos reclama la necesidad de fomentar, bajo la denominación de Baukultur – la cultura del habitar, la calidad del espacio construido y promueve las políticas públicas que lo impulsen, desarrollen y sitúen en el centro de las transformaciones urbanas.
    • En el acto de presentación, los representantes del gobierno suizo, impulsor de la Declaración, junto al presidente del Consejo de Arquitectos de Europa y otros representantes de entidades profesionales, han expuesto el contenido de la misma, alentando su apropiación con el objetivo de definir una posición común europea en pro de la calidad del entorno construido.
    • La Declaración está suscrita por la Comisión Europea, el Consejo de Europa, la gran mayoría de los Gobiernos de la Unión Europea, así como por otras entidades no gubernamentales del ámbito de la cultura, la arquitectura y el patrimonio, como son UNESCO, EUROPA NOSTRA, ICCROM y el Consejo de Arquitectos de Europa.