Palma/Madrid.- www.speedwaycaminos.com , el programa de apoyo a emprendedores del Grupo Caminos, que incluye a Banco Caminos, ha recomendado usar la tecnología BIM en la ingeniería de caminos, canales y puertos. En un artículo publicado en su web, Speedway Caminos considera que “la tecnología BIM puede ser presentada como una de las más novedosas y extendidas herramientas del sector de la construcción, especialmente dentro de los países del ámbito anglosajón y del golfo Pérsico, los cuales se encuentran levantando numerosos proyectos de infraestructura en la actualidad”. Igualmente, recuerda que su nombre (BIM) responde a unas siglas en inglés que, traducidas, refieren al modelado de información en construcción y que se trata de un método de trabajo que “genera y organiza el conjunto de datos de un proyecto de construcción o infraestructura desde el mismo instante en el que comienza a diseñarse. De esta manera, se busca obtener la máxima optimización en la gestión de los documentos y del proyecto en general. Asimismo, abre la puerta a la posibilidad de detectar problemas antes de que se produzcan de manera efectiva en la obra real, lo que ahorra muchos costes”.

“En general -añade- puede decirse que el BIM se fundamenta sobre la realización de un modelo virtual único que pretende simular el resultado final de la obra con la totalidad de sus componentes e información (desde los materiales a los costes, pasando por las diversas fases de construcción, gestión e instalación)”. En este sentido, recuerda, “el uso de un modelado de información en construcción toma los datos que los ingenieros introducen (que incluyen el diseño del proyecto y los materiales a utilizar, entre otras cosas) y devuelve un estudio detallado del ciclo de vida del proyecto. Además, al indicar en cada momento cuáles son los puntos críticos del proyecto que pueden ser mejorados, se intercambia información en tiempo real con tal de mejorar los flujos de trabajo, calidad y productividad del resultado final”.

En lo que respecta a las principales ventajas, señala la proyección de futuro. “Este es el beneficio más importante que se deriva de este tipo de software. Al permitir planear gráficamente el devenir de la obra, puede conocerse detalladamente el futuro”, asegura. Igualmente, la disminución de costes y del tiempo empleado, son otras ventajas que identifica.

Finalmente, el artículo recoge un ejemplo real: “Se pretende llevar a cabo la edificación de un enorme proyecto de ingeniería relativo a un túnel que atraviesa una montaña. Pues bien, una vez se tiene una idea general de cómo va a ser el resultado final que se persigue, se puede tomar un programa que aplique la tecnología BIM e introducir en él diversos datos, como las características del material de la montaña, la longitud del túnel o su anchura y los materiales que se desean utilizar. De forma inmediata, el programa arrojará información acerca de cuál es la cantidad de acero, cemento, alquitrán y demás materiales que se precisan. Del mismo modo, tras indicar la cantidad de trabajadores y maquinaria disponibles, se podrá saber cuánto durará la obra y cuál será el resultado final, así como sus costes. En este sentido, el software BIM utilizado en este proyecto ofrecería una representación de todas las partes y componentes que deberían ser empleados a lo largo de cada una de las fases de la obra. Asimismo, haría hincapié sobre los puntos críticos en los que cabría prestar más atención”.

En conclusión, dentro del ámbito de la ingeniería de caminos, el artículo afirma que “la tecnología BIM puede ser de enorme utilidad para determinadas clases de proyectos. Así se ha explicado a lo largo del presente artículo, en el que también se ha introducido un ejemplo real que ayuda a comprender su funcionamiento”.